¿En serio?: más anécdotas del comercio gaditano

LA AZOTEA DE CÁDIZ

Tras la buena acogida de las anécdotas del comercio gaditano que hicimos hace unas semanas, hemos ido recibiendo algunas más, las suficientes para contárosla en esta segunda entrega. Espero que les guste:

Me contaba Sebastian, que trabajaba en una empresa de electricidad, que un buen día se plantó un hombre pidiendo “el aparato para sordos que tenéis en el escaparate“. Su observación iba acompañada de una pregunta: ¿Para que sirve?. El dependiente debió respirar hondo para entender qué le estaba diciendo en realidad el señor que tenía delante. “No tenemos ningún aparato para sordos en el escaparate“. Lejos de arrepentirse del disparate que estaba a punto de decir, el señor le echa melones al asunto: “¿que pasa que no sabes ni lo que estás vendiendo…? Seguro que Sebastián volvió a resoplar en señal de su santa paciencia. Cuando lo acompaña al escaparate le…

Ver la entrada original 458 palabras más

Anuncios

Cuando la Feria del Frío acogía a medio Cádiz

LA AZOTEA DE CÁDIZ

Precisamente un día como hoy, 8 de diciembre, se inauguraba en Cádiz uno de las ferias más populares y largas de la ciudad para alegría de los niños: La Feria del Frío duraba alrededor de un mes y se situaba en los alrededores del mercado de abasto y en el parque que por entonces había en la Plaza Guerra Jiménez. Aunque la inestabilidad del tiempo la hizo ubicarse en otros lugares como la plaza de España.

plaza-feria-del-frio1

La feria a la que durante un tiempo también se la conoció como Feria de Navidad, contaba con las atracciones típicas de un acontecimiento de estas características: pasear por la feria era encontrarte con carruseles de caballitos y cochinos movidos a vapor, con puestos del pim pam pum o del tiro al blanco. Incluso con magos y hasta una tómbola que se instaló en el centro de la plaza Topete gracias a la cofradía…

Ver la entrada original 100 palabras más

¿Por qué se llama así la Avenida LACAVE?

LA AZOTEA DE CÁDIZ

Aunque nosotros nos empecinemos en catalogar a Lacave como una avenida, lo cierto es que no lo es. Situada entre Segunda Aguada y Marconi, hoy os explicamos el por qué de su nombre. Aunque para eso tengamos que irnos varios siglos atrás.

Para empezar su nombre se debe a una famosa bodega que teníamos por entonces en plena ciudad. Fundada en 1810 por Pedro Lacave, la empresa vinícola tenía dos socios: él y el señor Macdermont. Juntos crearon lo que se denominó: Lacave y Cía.

Cuando en 1824 Macdermont muere, Pedro se queda solo hasta 1832. Tras ocho años de soledad, Lacave decide asociarse con Pablo Echecopar, formando la que sería desde ese momento “Casa Lacave y Echecopar”. ¿Para qué iban a calentarse más el coco?

lacavecalle

En 1850 Pedro Lacave fallece dejando toda su fortuna a sus sobrinos. La empresa comienza a ir tan bien que…

Ver la entrada original 155 palabras más