Más anécdotas del comercio gaditano

LA AZOTEA DE CÁDIZ

Las anécdotas cuando se trabaja de cara al público se pueden contar por pares. Nosotros en esta tercera entrega le contaremos solo cinco con el objetivo de ir dosificándolas. Allá van!

Nos cuenta Juanjo, dependiente de una librería, que en una ocasión un cliente quiso aclarar una duda con él: “Perdón, una preguntita: si yo me compro un libro aquí ¿puedo devolverlo cuando me lo haya leído?”. En ese momento dice Juanjo que, imaginando que en todos los comercios se hiciera lo mismo, vio a los clientes de las tiendas de ropas devolviéndolas una vez utilizadas o en el caso de los restaurantes haciendo lo propio con la comida consumida. Buen negocio iba a hacer. Ains…

A otra librería se acercó en una ocasión un enigmático señor: “Perdone – le dijo al dependiente – se les han caído dos libros ahí a unas chavalas sin…

Ver la entrada original 356 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s