De la carnicería de la Casa de la Juventud a otros secretos de CÁNOVAS DEL CASTILLO

LA AZOTEA DE CÁDIZ

Nuestra parada de hoy la hacemos en una céntrica calle del casco antiguo de la ciudad. Cánovas del Castillo no siempre se llamó así y como es habitual en un alto porcentaje de nuestras calles, guarda entre sus muros interesantes trozos de la historia de Cádiz. Allá vamos.

Hubo un tiempo en que cuando los gaditanos querían referirse a Cánovas del Castillo la llamaban “Cruz de Juan Otañez“. Así se la conoció durante un tiempo a mitad del siglo XVII al que le siguieron nombres como “Ponton Juan de Vinte“, “Gitano Rico“, “Manurga” e incluso “Murguía“.

En 1855 Cádiz le rinde homenaje a un defensor de las libertades y los derechos de Aragón que murió, como tantos, decapitado. El susodicho respondía al nombre de Diego Fernández Heredia. De ahí que la calle se rebautizase bajo el nombre de Heredia

Ver la entrada original 313 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s